Hombre primitivo en China tenía el cerebro más grande conocido de la época

Sin categoría

BEIJING, 16 ene (Xinhua) — Un estudio mostró que los antiguos parientes de los humanos modernos en el norte de China pudieron haber tenido un “cerebro de Einstein” en el momento en que vivieron hace 200.000 o 160.000 años.
Un equipo internacional dirigido por arqueólogos chinos descubrió que la capacidad craneal de este homínido alcanzaba los 1.700 centímetros cúbicos, una estimación realizada sobre la base de fósiles de cráneo excavados en la década de 1970 en el sitio de Xujiayao.
“Es el homínido de cabeza más grande del Pleistoceno Medio”, dijo Wu Xiujie, investigador del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados adscrito a la Academia de Ciencias de China.
El equipo de Wu reconstruyó un cráneo posterior bastante completo con tres huesos fragmentados del mismo adulto joven.
El cerebro del homínido de Xujiayao era ligeramente más pequeño que el de su pariente cercano el “Hombre de Xuchang”, calculado en unos 1.800 centímetros cúbicos. Pero el primero vivió aproximadamente 60.000 años antes que el segundo, según el estudio publicado en el último volumen de Journal of Human Evolution.
Los hallazgos ofrecieron “la evidencia más temprana de un tamaño del cerebro que entra en el rango superior de los neandertales y del Homo sapiens moderno”, dijo Wu, el primer autor del artículo.
El humano prehistórico, los neandertales y los denisovanos fueron contemporáneos, pero fue único en el sentido de que un fósil conocido como el joven de Xujiayao fue encontrado por un estudio anterior, el cual mostró que tenía dientes como los de los humanos modernos.
Los científicos alguna vez supusieron que el tamaño del cerebro de los humanos antiguos en la Edad de Piedra, desde el australopiteco hasta el homo habilis y el homo erectus, creció gradualmente con el tiempo.
Pero estudios recientes han puesto fin a esta hipótesis desde que se descubrió que el “Hombre de Flores” en Indonesia que vivió hace 100.000 o 50.000 años tenía un cerebro de sólo unos 400 centímetros cúbicos, mientras que la cabeza del “Hombre de Xuchang” era cuatro veces más grande.
Los hallazgos pueden ayudar a explicar qué condujo al gran cambio en el tamaño del cerebro de nuestros antepasados ​​y ofrecer una nueva pieza perdida en el rompecabezas de la evolución humana. Fin