ESPECIAL: Festival Internacional Santiago a Mil consolida versión 2022 en modalidad híbrida

Sin categoría

Por Cristóbal Chávez Bravo
SANTIAGO, 31 ene (Xinhua) — El Festival Internacional Santiago a Mil concluyó su 29 versión con más de 160 obras de 17 países en modalidad híbrida, que consideró montajes en la calle, salas, espacios virtuales y en la televisión pública, que desafiaron a la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).
Uno de los festivales de artes escénicas más importantes de Latinoamérica se celebró entre el 3 y 23 de enero, aunque extendió actividades físicas y virtuales hasta fines de este mes, y también celebrará montajes adicionales fuera de la capital durante febrero.
Carmen Romero, directora general de la Fundación Teatro a Mil, quien organiza el festival, señaló en el arranque del encuentro que desde que comenzaron, hace casi 30 años, el intercambio creativo con artistas, creadores y compañías internacionales “ha sido clave para Teatro a Mil”.
“Muchos de nuestros espectáculos más recordados han sido coproducciones con compañías europeas, como la francesa Royal de Luxe y La Pequeña Gigante, la influyente Pina Bausch, el prestigioso coreógrafo Lemi Ponisafio y el destacado director Peter Brook, entre muchos otros”, destacó.
Uno de los montajes que resaltó en la versión 2022 del festival chileno fue la obra “Rouge!”, de la compañía francesa de circo aéreo Gratte Ciel.
La intervención artística se realizó en el imponente Templo Votivo de Maipú, comuna en el suroeste de la capital, en la que habitan más de medio millón de personas.
La iglesia más grande en Chile fue engalanada por los artistas, quienes ejecutaron piruetas en la fachada del templo, en medio de un torbellino de papeles escarlata, efectos sonoros y descensos desde la cúpula de la basílica que sorprendieron a las más de 3.000 personas que vieron la presentación.
“Tres mil personas vibraron con una obra que nos hizo disfrutar, emocionarnos y tener los pelos de punta durante una hora. Que importante es poder garantizar el acceso a la cultura para todos. Una noche mágica que costará olvidar”, dijo el alcalde de Maipú, Tomás Vodanovic, tras la presentación.
El festival también aterrizó en la televisión estatal, en Televisión Nacional de Chile (TVN), con la transmisión durante enero de cuatro adaptaciones locales para cuatro textos clásicos, producidas especialmente para televisión.
La compañía de teatro La Patogallina, dirigida por Martín Erazo, se hizo cargo de “Romeo y Julieta”, de William Shakespeare, a partir de la traducción del premio Nobel de literatura chileno Pablo Neruda; y “Medea”, de Eurípides, a cargo de la compañía Teatro Anónimo, dirigida por Trinidad González.
También se exhibió “Tartufo”, de Molière, montada por la compañía de teatro La María, dirigida por Alexandra Von Hummel; y la obra local, pero de importante trayectoria, “La viuda de Apablaza”, de la compañía Teatro La Mala Clase, dirigida por Aliocha de la Sotta.
En la presente versión del festival participaron Alemania, Argentina, Bélgica, Bolivia, Brasil, España, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Italia, México, Países Bajos, Perú, Senegal, Suecia y Uruguay, además de Chile.
Durante febrero el festival extenderá actividades en localidades que no fueron parte de la celebración, como el balneario de Viña del Mar, en el centro del país y a una hora de la capital, donde por primera vez aterrizará el encuentro artístico.
“Soñamos con la posibilidad de presentar Teatro a Mil por la importancia que tienen hoy los espectáculos que vamos a presentar, una expresión política y sensorial que pone en el tapete la contingencia de nuestro país con perspectiva crítica para hablar de América Latina, el cambio climático”, dijo la alcaldesa de Viña del Mar, Macarena Ripamonti, a fines de enero.
La jefa comunal enfatizó que si algo cambia la vida de inmediato es “poder emocionarnos con una obra de teatro de la mano de importantes compañías”.
El Festival Internacional Santiago a Mil es el encuentro de artes escénicas, plásticas y gráficas más importante en Chile y uno de los más relevantes en la región, y es organizado por la Fundación Teatro a Mil.
La organización fue creada en 1994 y tiene como fin democratizar las artes en la nación austral. Fin