Perú denuncia ante OEA “impacto ambiental y económico” generado por derrame de petróleo

Sin categoría

LIMA, 2 feb (Xinhua) — El Gobierno del Perú denunció este miércoles ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) el “impacto ambiental y económico” que han generado los casi 12.000 barriles de petróleo derramados accidentalmente hace 15 días en el norte de Lima por una refinería de Repsol.
La acusación fue expuesta por el representante permanente del país sudamericano ante la OEA, Harold Forsyth, quien aseguró que el Perú se encuentra “frente a un escenario sin precedentes en su historia”, según informó hoy la presentación permanente peruana en su cuenta de Twitter.
Ante ese hecho, que ha afectado más de 24 playas en la costa norte de la capital, el diplomático anunció que la administración del presidente Pedro Castillo evalúa “drástica sanción”, al tiempo que realiza “sus mayores esfuerzos para la recuperación de los ecosistemas dañados”.
Finalmente, Forsyth solicitó la inclusión de este tema en la agenda de la próxima sesión ordinaria del Consejo Permanente.
El Gobierno peruano, que ha aplicado varias acciones administrativas contra Repsol, le ordenó el pasado lunes paralizar sus operaciones de carga y descarga de hidrocarburo en sus cuatro terminales marítimos, hasta que “brinde las garantías técnicas (de) que no se va a producir otro derrame en el mar”.
La medida dictada por el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) se produjo luego de considerar que la multinacional española “no ha dado la certeza de que pueda afrontar un nuevo derrame” como el ocurrido en la refinería La Pampilla, ubicada en el distrito de Ventanilla de la provincia del Callao, en el norte de Lima.
Tras acatar la resolución que consideró “desproporcionada e irrazonable”, Repsol aseguró que colaborará con las autoridades peruanas con la finalidad de que puedan reanudarse “lo antes posible” las actividades indicadas.
Recordó que la refinería La Pampilla abastece el 40 por ciento del mercado de combustible de la nación sudamericana, por lo que se encargará de realizar los “mayores esfuerzos” para evitar el riesgo de desabastecimiento de productos esenciales.
La medida gubernamental surgió días después de haber determinado que la cantidad de petróleo derramado en la costa de Lima fueron 11.900 barriles, mientras que la empresa calcula que fueron 10.396.
Según el último reporte de las autoridades, el derrame se ha esparcido en unos 50 kilómetros de costa, desde la localidad de Ventanilla hasta el puerto de Chancay, en el norte de Lima; y ha afectado 11,9 kilómetros cuadrados entre mar y costa.
Frente al desastre ecológico, la administración peruana decidió solicitar apoyo técnico de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuyos expertos determinaron en días pasados que el mismo “califica como grave” según los estándares internacionales.
El país se mantiene en emergencia ambiental por 90 días, en los que tiene como finalidad recuperar, remediar y mitigar la contaminación en las zonas afectadas, que incluso siguen registrando aves muertas y otras especies marinas dañadas. Fin