ESPECIAL: China y Argentina intensifican cooperación financiera como fruto de la Iniciativa de la Franja y la Ruta

Sin categoría

BUENOS AIRES, 18 feb (Xinhua) — La profundización de las relaciones políticas y comerciales entre China y Argentina durante los últimos años ha permitido a ambos países intensificar áreas de cooperación como el ámbito financiero, una realidad que se materializa con la reciente decisión del país sudamericano de adherirse a la Iniciativa china de la Franja y la Ruta.
En el contexto del 50° aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales, economistas argentinos destacaron este viernes el avance de la cooperación financiera entre ambos países, el cual está reflejado en el desarrollo de grandes obras de infraestructura que cuentan con capitales chinos, el intercambio de monedas que ha ayudado a Argentina a fortalecer sus reservas además de las inversiones, apuntaron los expertos.
“La relación financiera ha progresado bastante, no sólo porque Argentina se ha incorporado al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, sino que además la reciente firma para la incorporación a la Iniciativa pone en un lugar muy interesante a los flujos de financiamiento en virtud de la aceleración y la resolución de los proyectos de inversión que Argentina planea comenzar a desarrollar”, sostuvo el sinólogo y economista argentino Gustavo Girado, en diálogo con Xinhua.
Argentina ha logrado una sólida relación comercial con China que ubica al país asiático como su segundo socio en materia de intercambio de bienes y servicios. A finales de diciembre del 2021, las exportaciones a China crecieron 43,9 por ciento y las importaciones 55,9 por ciento, de acuerdo con datos oficiales.
En versión del economista Jorge Marchini, Argentina aún tiene requerimientos de infraestructura para mejorar su oferta exportable al mundo, por lo que la relación financiera con China se traduce en una gran oportunidad para coadyuvar el desarrollo.
“Argentina requiere aún mucha infraestructura para mejorar los niveles de vida de la población así como su capacidad de oferta al mundo, capacidad de transporte, de mejoramiento logístico, comunicaciones. Hay mucho para trabajar en el mundo financiero vinculado con las posibilidades de desarrollo”, sostuvo el vicepresidente de la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA).
Para el también profesor titular de Economía en la Universidad de Buenos Aires, China puede jugar un rol muy importante en encontrar otras vías de desarrollo, “de mejoramiento productivo que forme parte del avanzar en cadenas de valor y en ampliación de las capacidades industriales de los países periféricos”.
Por su parte, Girado, director de Posgrado en Estudios en China Contemporánea en la Universidad Nacional de Lanús, destacó la instalación en territorio argentino del banco chino ICBC con el fin de sostener las actividades de comercio e inversiones de empresas chinas en Argentina, considerando que se ha logrado un “crecimiento” de éstas.
Asimismo, resaltó el acuerdo “swap” entre países que ha logrado ampliaciones hasta un monto total equivalente de aproximadamente 18.700 millones de dólares y que en el caso de Argentina ha servido para que los montos en moneda china sean parte de las reservas internacionales.
Según Marchini, el intercambio ‘swap’ de monedas ha sido un elemento de ‘reaseguro’ fungiendo como un “fondo eventual” para el país, el cual además refleja la fortaleza de la relación financiera con China.
Para ambos economistas, la cooperación sino-argentina en materia financiera ha ganado envergadura, todo ello en un contexto de complejidades macroeconómicas por las cuales atraviesa el país sudamericano.
“Hoy vemos la presencia de China con sus empresas en grandes emprendimientos, como la restauración de ferrocarriles, el desarrollo de obras hidroeléctricas; pero además China ha ganado un rol muy importante para Argentina en temas relacionadas a la introducción de tecnología, bienes de capital, inversiones”, comentó Marchini.
Para Girado, los actuales lazos financieros son además un resultado de una relación política bilateral “más intensa, madura y con mayor densidad”. Fin