Problema de salud mental provocado por COVID-19 en EE. UU. “común y persistente”, según estudio

Sin categoría

CANBERRA, 29 mar (Xinhua) — El problema de salud mental provocado por la pandemia de COVID-19 en Estados Unidos ha sido común y persistente, informó la página web de noticias australiana The Conversation, al citar un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Boston.
Más de una quinta parte de los adultos de EE. UU. reportaron una probable depresión tanto en la primavera de 2020 como en la primavera de 2021, según el portal.
El estudio de marzo de 2020 midió la salud mental de la población, con el 27,8 por ciento de los adultos estadounidenses reportando síntomas de depresión, como pérdida de interés en la realización de diversas actividades o sentirse deprimido o sin esperanza. El número fue más de tres veces mayor que la estimación a nivel nacional de depresión previa a la pandemia, del 8,5 por ciento.
“Lo más sorprendente para nosotros fue que un año después del estallido de la pandemia, las tasas de depresión se mantuvieron altas, a pesar de las señales alentadoras de reducción de infecciones y muertes”, dijo The Conversation.
En abril de 2021, en un momento en que la población estaba siendo vacunada y los médicos buscaban mejores tratamientos para la COVID-19, la tasa de adultos que informaron sobre síntomas de depresión aumentó al 32,8 por ciento.
De la ya de por sí alta cifra de 2021, “el 20,3 por ciento informó sobre síntomas de depresión tanto en abril de 2020 como en abril de 2021. Este hallazgo sugiere que la mala salud mental provocada por la pandemia ha sido común y persistente”, precisó el citado medio.
“Se han perdido casi un millón de vidas en EE. UU. a causa de la COVID-19, y ha habido aproximadamente cinco millones de hospitalizaciones (…) Creemos que el impacto sostenido de la pandemia en la salud mental de la nación no tiene precedentes”, agregó. Fin