Campeón croata inspira pasión por el boxeo en ciudad china de Suzhou

Sin categoría

NANJING, 1 ago (Xinhua) — La práctica del boxeo se abre paso en el gusto popular de Suzhou, una ciudad de fuerte cultura tradicional china con más de mil años de historia.
En el Suzhou Center, un gran centro comercial de la urbe, hay un gimnasio de boxeo de casi 1.000 metros cuadrados, que suele alcanzar su apogeo durante la noche. Niños con guantes practican golpeando sacos de arena, gritando y sudando, mientras su entrenador, el croata Goran Martinovic, anda entre ellos, corrigiendo los movimientos.
Martinovic, de 35 años, prefiere que lo llamen “Ma Guolun”, su nombre en chino, para seguir las costumbres locales. Desde los 16 años de edad, fue seleccionado para el equipo nacional de boxeo de Croacia y llegó a ganar en varias ocasiones los campeonatos de boxeo de su país y a nivel europeo.
Casi todas las mañanas a las 6:00 en punto, el ex campeón de casi 2 metros de altura, llega al gimnasio para guiar a sus discípulos en los ejercicios matinales.
El gimnasio ha venido ganando alta popularidad en la ciudad. Durante las vacaciones de invierno y verano, muchos niños locales vienen a inscribirse para aprender a boxear.
“En los últimos diez años, se han producido cambios silenciosos en toda China, y los deportes han recibido cada vez más atención”, refirió Ma Guolun, tras recordar que, cuando llegó por primera vez a Suzhou en 2015, casi no había lugares dedicados a brindar entrenamiento de boxeo.
Hoy en día es cada vez más común que los chinos participen en el boxeo y presten más atención a los deportes y la salud, señaló.
Al principio, los padres chinos no querían que sus hijos aprendieran a boxear, pero cada vez son más los que alientan ahora a sus hijos a tomar algún arte marcial y subirse al ring de boxeo para enfrentar el desafío, con el fin de fortalecer su cuerpo y moldear su voluntad.
Cada vez un mayor número de habitantes de Suzhou se enamoran del boxeo, en parte gracias a las contribuciones de Ma Guolun.
Casi todos los años, a mediados de octubre, el croata organiza un concurso de boxeo benéfico a escala municipal, al que invita a boxeadores chinos y extranjeros, incluyendo campeones mundiales, lo que atrae mucha atención en línea y de forma presencial.
“Originalmente vine a Suzhou para ayudar a mi hermano a realizar un combate de boxeo benéfico de cuello blanco. El combate fue un gran éxito, y donamos todos los fondos recaudados a una niña local con labio y paladar hendido, con la esperanza de traer un poco de esperanza para ella”, contó Ma Guolun
Desde entonces decidió quedarse en Suzhou y organizar concursos de boxeo benéficos todos los años.
“El amor es más fuerte que los puños”. Con esta firme creencia, el boxeador croata ha donado cerca de 500.000 yuanes en ingresos de las competencias a lo largo de los años.
También donó una arena de boxeo a una escuela en el Parque Industrial de Suzhou, además de tomar la iniciativa de ofrecer orientación en cursos de boxeo de bienestar público.
En 2017, con el apoyo de las autoridades del Parque Industrial de Suzhou, abrió el primer gimnasio de boxeo. A la vez que enseñaba el boxeo y la lucha libre a los profesionales administrativos, también instruyó a los niños de las familias desfavorecidas para que practicaran este deporte de forma gratuita.
En 2019, abrió un segundo gimnasio de boxeo aún mayor en el centro de Suzhou e invitó a dos entrenadores de Croacia para que lo ayudaran a promover el deporte.
Por sus notables aportes, el Gobierno provincial de Jiangsu, donde está ubicada Suzhou, le otorgó el “Premio a la Amistad de Jiangsu”.
Durante la epidemia de COVID-19, Ma Guolun diseñó un plan de ejercicios domésticos y comenzó un programa en las plataformas de vídeos para animar a la gente a participar en el acondicionamiento físico en sus hogares, el cual ha sido aplaudido por los usuarios de internet.
“China está acelerando la promoción de los ejercicios físicos entre la población y construyendo una potencia deportiva”, señaló el croata. Con miras al futuro, “seguramente los ciudadanos prestarán más atención a la salud física y los deportes, y amarán más la vida”.
“Creo que los deportes pueden cambiar la actitud de una persona hacia la vida. También noté que los chinos amantes de los deportes que he conocido en los últimos años son muy optimistas y están llenos de energía positiva”, opinó Ma, tras concluir que había decidido aprovechar el “fervor deportivo” de los chinos y continuar promoviendo el boxeo. Fin