Colombia aumenta capacidad de Ejército tras “paro armado” de Clan del Golfo

Sin categoría

BOGOTÁ, 8 may (Xinhua) — El gobierno colombiano aumentó el pie de fuerza o capacidad de su Ejército en varios departamentos, especialmente en el norte del país, donde el grupo delictivo Clan del Golfo inició el pasado 5 de mayo un “paro armado”, anunció hoy domingo el ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano.
“Hacemos un llamado a la ciudadanía: sigan contando con su Fuerza Pública. A partir de anoche comenzaron a desplegarse 2.000 hombres nuevos, de nuestro Ejército y de nuestra Policía, para hacer los patrullajes conjuntos y reforzar las medidas de seguridad”, declaró.
El anuncio del ministro fue hecho luego de sobrevolar en helicóptero varios puntos del departamento de Antioquia (noroeste), junto con el gobernador Aníbal Gaviria, luego de que el grupo delictivo quemó varios vehículos antes de la llegada de la Fuerza Pública.
“Se han logrado 80 capturas, anoche se realizaron allanamientos, seguimos en esa ofensiva contra aquellos que han buscado a través de estas acciones de constreñimiento a la actividad comercial y la movilidad”, expresó el funcionario, acompañado de otros mandos militares y policiales.
Molano recordó que también se han aumentado las recompensas que permitan la captura de los dirigentes del Clan de Golfo, tanto Wilmer Quiroz alias “Siopas”, como Jobanis Ávila alias “Chiquito malo”, por quienes se ofrece hasta 1,2 millones de dólares.
El Clan del Golfo inició el pasado jueves en varios departamentos colombianos un “paro armado”, tras la extradición a Estados Unidos un día antes de su dirigente Dairo Antonio Úsuga, alias “Otoniel”.
El presidente colombiano, Iván Duque, anunció el sábado un “bloque de búsqueda” con las autoridades para capturar a los dos jefes del Clan del Golfo, “Siopas” y “Chiquito malo”.
Integrantes del Clan del Golfo han quemado más de 100 vehículos en varias regiones de Colombia, donde también han hostigado a elementos de la Fuerza Pública, según la prensa local.
Comerciantes de varios departamentos de Colombia han cerrado sus negocios ante el temor de ser objetivo del grupo armado. Fin