COMENTARIO: Xinjiang tiene justificación para continuar luchando contra “tres fuerzas”

Sin categoría

BEIJING, 31 may (Xinhua) — Con un progreso significativo en la lucha contra el terrorismo y en la desradicalización, la región china de Xinjiang tiene toda la justificación para continuar con su enfoque basado en la ley para luchar contra las “tres fuerzas” del terrorismo, el separatismo y el extremismo.
Las “tres fuerzas”, impulsadas por su objetivo de dividir al país, causaron múltiples víctimas al planear y ejecutar ataques terroristas en la región autónoma uygur de Xinjiang e incluso en otros lugares de China durante un período de tiempo.
Estadísticas incompletas muestran que de 1990 al final de 2016, las fuerzas separatistas, terroristas y extremistas realizaron miles de ataques terroristas en Xinjiang, cobrando la vida de un gran número de personas inocentes y centenares de agentes policiales.
La crueldad y la naturaleza antihumana de los terroristas violentos se ven en las horribles imágenes de las víctimas que se muestran en las exhibiciones sobre la lucha de Xinjiang contra el terrorismo y el extremismo en Urumqi, la capital regional. Las exposiciones han sido vistas de primera mano por numerosas personas, incluidos enviados extranjeros y periodistas que visitaron la región.
Gracias a las medidas apegadas a la ley implementadas en los últimos años, la región no ha registrado incidentes terroristas durante más de cinco años, un logro notable que ha garantizado al máximo los derechos primarios y básicos a la vida y el desarrollo de las personas de todos los grupos étnicos de la región.
Sin embargo, la amenaza real de las “tres fuerzas” no ha desaparecido, y su influencia todavía se puede sentir.
Por ejemplo, elaboraron la “Lista Karakax”, una supuesta lista de nombres citada por la figura anti-China Adrian Zenz en su informe sin fundamento que afirmaba que 311 personas en Karakax, o Moyu, habían sido enviadas a centros de educación vocacional.
En otro caso, las autoridades judiciales de Xinjiang revelaron en abril de 2021 los crímenes cometidos por el “doble faz” Shirzat Bawudun, un ex alto funcionario del Gobierno de la región que coludió con el Movimiento Islámico del Turkestán Oriental (ETIM, por sus siglas en inglés), un grupo terrorista incluido en la lista de la ONU, ofreció ayuda a separatistas y extremistas religiosos, y colaboró con fuerzas separatistas en el extranjero.
Las actividades terroristas siguen siendo frecuentes en algunos países. Y las fuerzas del “Turkestán Oriental” nunca dejan de buscar oportunidades para crear problemas e instigar disturbios en Xinjiang, que es adyacente a la región del mundo donde se concentran las fuerzas terroristas y extremistas.
Sin tener en cuenta el desarrollo y el progreso integrales de Xinjiang, algunos países occidentales y las fuerzas contrarias a China, bajo el pretexto de los derechos humanos, han inventado y exagerado mentiras monstruosas para servir a su motivación política de utilizar a Xinjiang para contener a China. Definitivamente, tales actos descarados nunca debilitarán la determinación de la región de combatir a las “tres fuerzas”.
De acuerdo con la ley, Xinjiang tiene plena justificación para continuar su ataque decidido contra las “tres fuerzas”, con el fin de consolidar sus resultados obtenidos con tanto esfuerzo en este sentido, proteger a las personas de ser víctimas de ellas, mantener un entorno estable y seguro para el desarrollo económico y social, y defender la soberanía nacional, la seguridad y la integridad territorial. Fin