EEUU es exhortado a abandonar su obsesión por contener a China

Sin categoría

BEIJING, 27 may (Xinhua) — La clave para que la relación entre China y Estados Unidos salga del predicamento es que la parte estadounidense abandone su manía de los juegos de suma cero, deje su obsesión por contener y reprimir a China y deje de socavar las relaciones China-Estados Unidos, dijo hoy viernes un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.
La parte estadounidense debe tomar las decisiones correctas teniendo en mente los intereses comunes de los pueblos de ambos países y del mundo, añadió el portavoz Wang Wenbin.
Wang hizo las declaraciones en respuesta al discurso del jueves del secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, sobre la estrategia de su país respecto a China, en el que describió a China como “el más serio desafío a largo plazo para el orden internacional”.
Wang acusó al extenso discurso de Blinken de propagar desinformación, propagar la llamada “amenaza China”, interferir en los asuntos internos de China y desprestigiar la política interior y exterior de China.
El único propósito de esto es contener y reprimir el desarrollo de China y mantener la hegemonía de Estados Unidos, dijo Wang. “China deplora y rechaza esto”.
La humanidad vive actualmente una nueva era de conectividad, donde todos los países comparten un futuro común y sus intereses están estrechamente entrelazados. Wang dijo que el sensacionalismo de Estados Unidos en torno a la llamada “amenaza de China” no puede resolver sus propios problemas, y sólo conducirá al mundo hacia un peligroso abismo.
La parte estadounidense está confundiendo completamente lo correcto y lo incorrecto cuando llama a China “el más serio desafío a largo plazo para el orden internacional”, indicó Wang, y añadió que Estados Unidos siempre antepone su legislación nacional sobre el derecho internacional, y selecciona las normas internacionales a su conveniencia de manera pragmática. Ésta es la mayor fuente de inestabilidad en el orden internacional.
La paz, el desarrollo, la equidad, la justicia, la democracia y la libertad son los valores comunes de la humanidad. No existe ningún modelo único que se ajuste a todos, señaló Wang, y añadió que Estados Unidos tiene un déficit en democracia y derechos humanos con su deplorable historial. “¿Está en condiciones de adoptar la posición de guardián de la democracia y de los derechos humanos y de criticar a otros países respecto a estas cuestiones?”.
Wang dijo que China defiende el principio de consultas extensas, contribución conjunta y beneficios compartidos, y sostiene que el futuro del mundo debe ser decidido por todos los países juntos.
Estados Unidos crea la llamada “estrategia del Indo-Pacífico” para agrupar a los países de la región con el fin de contener a China y pretende “conformar el entorno estratégico alrededor de Beijing”. Esta acción de aliarse contra China no obtendrá ningún apoyo y está condenada al fracaso.
La diplomacia china defiende y practica los cinco principios de coexistencia pacífica. La etiqueta de “diplomacia coercitiva” de ninguna manera puede ser puesta a China, indicó Wang, y añadió que Estados Unidos es el inventor y el sinónimo de la “diplomacia coercitiva”.
“Las cuestiones relacionadas con Taiwan, Xinjiang, Hong Kong y Tíbet son exclusivamente asuntos internos de China”, subrayó Wang, y agregó que China insta a Estados Unidos a adherirse a las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, a dejar de interferir en los asuntos internos de China y a dejar de difundir mentiras y desinformación.
“Advertimos solemnemente a la parte estadounidense que no subestime la firme resolución, la voluntad y la capacidad del pueblo chino para defender la soberanía nacional y la integridad territorial”, añadió.
Cuando habla de competencia con China, Estados Unidos en realidad está sobredimensionando el concepto de seguridad nacional para imponer sanciones unilaterales ilegales, ejercer la jurisdicción de brazo largo y buscar el desacoplamiento y la ruptura de la cadena industrial, lo que socava gravemente los derechos e intereses legítimos de las empresas chinas y priva a China de su derecho al desarrollo.
Esto de ninguna manera constituye una “competencia responsable” sino una supresión y contención sin escrúpulos, señaló Wang.
“Hemos notado que el secretario Blinken ha dicho en su discurso que Estados Unidos no busca un conflicto ni una nueva Guerra Fría con China; que no busca bloquear a China en su papel de potencia importante, ni impedir que China haga crecer su economía; y que quiere coexistir pacíficamente con China. Estamos observando lo que hará Estados Unidos”, afirmó. Fin