ENFOQUE: Situación social en Colombia influiría en resultados de próximas elecciones presidenciales

INTERNACIONAL

Por Sylvia B. Zárate BOGOTÁ, 28 may (Xinhua) — El panorama social de Colombia se ha transformado en los últimos cuatro años debido a hechos como el estallido social de 2019, que se dio tras el anuncio de una polémica reforma tributaria por parte del Gobierno y también la pandemia de COVID-19, que impactó de manera directa a miles de familias vulnerables en el país. El aumento del desempleo en medio de la emergencia sanitaria y la implementación de políticas económicas, sanitarias y de seguridad reactivaron la protesta social en Colombia el pasado mes de abril de 2021. Miles de personas salieron a las calles en la mayoría de las ciudades del país a manifestarse y se adelantó un paro nacional que duró más de dos meses. Aunque la mayoría de las manifestaciones fueron pacíficas, ciudades como Bogotá, Cali, Medellín, Pasto, Popayán y Barranquilla reportaron hechos violentos como bloqueo de vías e incineración de vehículos de transporte público por parte de algunos manifestantes. Para enfrentar los actos vadálicos, que según los voceros del Paro Nacional eran generados por infiltrados, las autoridades ordenaron la intervención del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), dejando un saldo de más de 20 muertos. Estas protestas intensificaron la polarización que vivía el país desde las pasadas elecciones presidenciales y dividieron a la ciudadanía. Otro tema social relevante que dividió al país en estos cuatro años y que puede incidir en el voto de los colombianos el próximo domingo es el claro retroceso en los resultados del proceso de paz pactado con la ahora ya extinta guerrilla de las FARC y que tuvo muchas dificultades para ser implementado tal y como se firmó por el Gobierno de Juan Manuel Santos en 2016. Según varios analistas, si bien el actual Gobierno avanzó en algunos puntos del acuerdo bajo el lema “Paz con legalidad”, muchos otros se quedaron a la espera del respaldo necesario para prosperar. Esta falencia en la implementación de los acuerdos en zonas de conflicto generó nuevos tipos de violencias en territorios que antes controlaba la guerrilla de las FARC. La seguridad en las ciudades capitales se ha deteriorado, lo que ha dejado en gran parte de la sociedad descontento y expectativas de cambio frente a la elección del presidente que sucederá a Iván Duque, quien registra una desaprobación del 67 por ciento según la última encuesta de INVAMER. Con una polarización acentuada, Colombia se prepara para elegir el próximo domingo 29 de mayo a su nuevo presidente. Fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.