ENTREVISTA: Ley en Panamá da confianza a movilidad eléctrica en Centroamérica y el Caribe, destaca fabricante de autos chino BYD

Sin categoría

Por Luis Alberto Sierra G.
PANAMÁ, 30 abr (Xinhua) — La ley que incentiva la movilidad eléctrica en el transporte terrestre, sancionado recientemente por el presidente panameño, Laurentino Cortizo, brinda un mensaje de confianza en el mercado de América Central y el Caribe, a criterio del fabricante chino de autos eléctricos BYD, que opera una oficina regional en Panamá.
Eduardo López y Germán Méndez, gerente de BYD para Centroamérica y el Caribe y gerente comercial de BYD para Panamá, Centroamérica y el Caribe, respectivamente, reconocieron la ley como un paso a favor de la movilidad que se vio reflejada en la región, según expresaron en entrevista con Xinhua en la sucursal de BYD en la capital panameña.
“La ley le da confianza al mercado, le da un mandato al Gobierno, le da una instrucción al transporte público, porque define muy bien cómo la flota gubernamental debe irse cambiando dentro de los próximos años y debe cambiarse a eléctrica. Además, define muy bien también cómo los lugares públicos deben tener las facilidades para poner cargadores eléctricos”, exaltó Méndez.
La nueva ley tiene, según un reciente comunicado del Gobierno panameño, el propósito de reducir la emisión de gases de efecto invernadero aumentando el uso de energías renovables en territorio panameño, a la vez que regula el desarrollo y operación de la movilidad eléctrica en Panamá, promoviendo la transición del transporte de combustión interna a eléctrico.
En cuanto a los pasos por dar, establece que, a partir del año 2025, un 10 por ciento de los vehículos de entidades públicas y del transporte colectivo y selectivo en Panamá deben ser eléctricos. Se espera que en 2027 ese porcentaje aumente a 25 por ciento y en 2030 se cuente con un 40 por ciento de autos eléctricos.
López, quien es además el presidente de la Cámara de Movilidad Eléctrica de Panamá, en cuanto a efecto de la nueva ley de Panamá en la región, resaltó que Costa Rica acaba de renovar su ley de movilidad eléctrica, Guatemala está trabajando su ley de movilidad eléctrica, El Salvador tiene una ley de movilidad eléctrica y la República Dominicana trabaja también en dicha normativa.
“Todos los países prácticamente están dando esas normativas, creando ecosistemas cien por ciento libres de emisiones, y, obviamente, este incentivo que los Gobiernos brindan nos ayuda a que las tecnologías puedan llegar y ser más accesibles para el consumidor”, sostuvo el gerente de la oficina regional de BYD, que opera desde 2013 en Panamá.
Para Méndez, aunque hay proyecciones según las cuales para el año 2030 el 20 por ciento de la flota vehicular en América Latina va a ser eléctrica, en su opinión va a ser de un 50 por ciento, ante el impacto en el bolsillo de las personas del precio de la gasolina.
López, por su parte, resaltó que los vehículos de combustión requieren además de más componentes que deben reemplazarse o que requieren de mantenimiento, respecto a los de un auto eléctrico, y destacó que BYD en Panamá ha sido reconocida entre las 50 primeras empresas en el país que trabajan en un ambiente de cero emisión de carbono.
La compañía china BYD, con sede principal en Shenzhen (China) y para el continente americano en Los Ángeles (Estados Unidos), atiende a todo el mercado de América Central y el Caribe, incluyendo Venezuela, Surinam y Guyana Francesa, y ofrece carros y camiones eléctricos para transporte, basura y logística, sistema de monorriel, buses para aeropuerto y sistemas de carga para maletas. Fin