ENTREVISTA: Sinólogo brasileño recomienda fortalecer vínculos culturales para estrechar lazos entre Brasil y China

Sin categoría

RÍO DE JANEIRO, 12 abr (Xinhua) — El sinólogo, profesor y traductor brasileño residente en Macao, Giorgio Sinedino, cree que Brasil necesita consolidar la formación de los profesionales que trabajarán con la literatura y las artes chinas con el ánimo de estrechar los lazos entre su país y China.
“Podemos pensar en organizar equipos de traductores. También tenemos que destacar los puntos de apoyo en las instituciones educativas o asociaciones civiles para mantener el impulso de estos trabajos, tal vez a través de departamentos académicos especializados, instituciones de financiación, iniciativas como premios”, opina el académico.
Sinedino es responsable de la traducción de clásicos del chino al portugués como las “Analectas” de Confucio, el “Tao Te Ching” de Laozi y el “Nan Hua Zhen Jing” de Zhuangzi.
“Creo que existe un mercado, un nicho, que está creciendo como resultado del aumento de la influencia china y de su progresiva mayor visibilidad. Sin embargo, al igual que en otros países occidentales, nuestro interés por la literatura china sigue estando motivado por el marco político y geopolítico”, declara el traductor.
El estudioso aboga por “dar un valor autónomo a la literatura china, dejando de lado otros problemas que no sean simplemente la comprensión de China y de su civilización en sí”.
Sinedino, que este año lanzará una traducción de “Grito”, de Lu Xun, y planea una traducción comentada de “El Arte de la Guerra”, de Sunzi, traza una hoja de ruta para quienes quieren emprender el camino de verter al portugués la lengua china.
Un traductor “no puede ni debe empezar a trabajar antes de enfrentarse a ciertas cuestiones sobre la naturaleza del texto que tiene ante sí. Por ejemplo, ¿qué significa la literatura en la trayectoria del pensamiento chino? ¿Cuál es su función social? ¿Qué criterios separan esta obra que traduce de otras como representativa de lo mejor de la tradición china?”
El sinólogo confía en que los traductores brasileños sean capaces de desarrollar el interés por China, “no sólo ofreciendo traducciones de calidad producidas sin intermediarios, sino, sobre todo, estando cualificados para educar al público lector.” Fin