ESPECIAL: Asociación trabaja día a día en Argentina para rescatar y rehabilitar equinos maltratados

INTERNACIONAL

MAGDALENA, Argentina, 30 jun (Xinhua) — Una asociación sin fines de lucro trabaja día a día en Argentina en pos del rescate y la rehabilitación de equinos maltratados, tarea para la cual cuenta con el conocimiento y la labor de profesionales como veterinarios, así como de voluntarios que aportan su tiempo, cariño y esfuerzo.
Se trata del Centro de Rescate y Rehabilitación Equino (CRRE), ubicado en las cercanías de la ciudad de Magdalena, unos 105 kilómetros al sudeste de Buenos Aires, capital del país.
La fundadora y presidenta del Centro, Florencia Sampietro, explicó a Xinhua la noble tarea realizada, al comentar que son un centro de rescate y rehabilitación para equinos “maltratados”.
La joven detalló que en el lugar se busca ayudar, por ejemplo, a caballos que han sido utilizados para arrastrar un carro, un arado u otro dispositivo, una acción denominada “tracción a sangre”.
“También rescatamos caballos que son abandonados en la vía pública, que eran utilizados en deportes ilegales o en deportes legales también, descartados de haras (sitio destinado a la cría de caballos), animales gerontes o potrillos huérfanos”, añadió Sampietro, al detallar que el objetivo de la asociación es rehabilitar a los equinos.
“Una vez que ya están en condiciones de poder ir con una familia, los damos en adopción con seguimiento”, dijo.
El CRRE cuenta con un hospital equino que brinda servicios médicos veterinarios de calidad avanzada para cada animal rescatado del maltrato.
Todo ocurre en un marco de ética, empatía, proactividad, compañerismo, confianza y responsabilidad social, según explicó Sampietro.
“Cuando ingresa un animal hacemos todo tipo de estudios. Primero sanguíneos, luego complementarios como ecografías o radiografías. Cada caballo en particular puede venir con diferentes patologías que requieren de diferentes cosas”, señaló la joven, quien agregó que la labor requiere en muchos casos de cirugías o de tratamientos con medicación.
Para los animales con lesiones crónicas o degenerativas se ofrece fisioterapia y ozonoterapia, con el objetivo de mejorar su calidad de vida.
“Tenemos permanentemente una población de 80 a 90 caballos. Esa población va variando según los caballos que se recuperan, que se dan en adopción. Algunos, lamentablemente, no lo consiguen y fallecen”, dijo.
El Centro está abierto para visitas que permiten conocer el trabajo y comprender lo que significa la rehabilitación de un equino maltratado.
Brinda además talleres, cursos, jornadas de formación y capacitación a voluntarios, rescatistas, médicos veterinarios y gente interesada en el bienestar o cuidado de los caballos.
Los voluntarios se convierten en guardianes de los caballos y están presentes para devolverles su identidad, su dignidad y su calidad de vida.
Una de las voluntarias que acompaña desde hace un año a los caballos rescatados y rehabilitados es la joven Martina de Artiagoitia, quien se mostró feliz por la tarea que desarrolla.
“Todos los días hacemos cambios de vendajes a los que tienen prótesis, curamos las heridas, damos los desayunos, los medicamentos orales y los inyectables”, contó a Xinhua.
La joven dijo que realiza su tarea “según las instrucciones de los veterinarios y del grupo de trabajo”.
Destacó que voluntarios desarrollaron prótesis a medida con materiales especiales para los equinos, y gracias a eso, “un montón de caballos ahora tienen la oportunidad de otra vida”. Fin