ESPECIAL: Ciudades brasileñas están atrasadas en búsqueda de “resiliencia climática”, advierten especialistas

Sin categoría

RÍO DE JANEIRO, 27 nov (Xinhua) — Las ciudades brasileñas están atrasadas en la búsqueda de la capacidad de soportar fenómenos meteorológicos extremos y recuperarse rápidamente, según afirmaron expertos a Xinhua.
Olas de calor y sequías extremas caben en el mismo país que viene sufriendo inundaciones, vendavales y ciudades apagadas durante días, como pasó recientemente en varios puntos de Brasil.
En declaraciones a Xinhua, Carlos Afonso Nobre, investigador del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Sao Paulo (USP), dijo que la naturaleza no tiene la culpa de los eventos extremos que se vienen produciendo cada vez con más frecuencia.
Según el experto, las graves inundaciones que las principales ciudades brasileñas han sufrido, como Sao Paulo o Río de Janeiro, demuestran la falta de preparación de los municipios, que necesitan buscar la llamada “resiliencia climática” para soportar emergencias y recuperarse en menos tiempo.
“Prácticamente todas las ciudades de Brasil, las grandes ciudades, están muy atrasadas. Realmente tenemos que hacer que las poblaciones brasileñas sean mucho más resilientes a estos extremos que no tienen retorno”, afirmó el investigador
Los estudiosos del clima explican que falta un plan más rápido y eficaz para responder a los fenómenos meteorológicos extremos que hay en Brasil y consideran que el esfuerzo destinado a cambiar el escenario pasa por reducir las emisiones de carbono, invertir en energías renovables, aumentar el número de árboles para bajar la temperatura y reducir las inundaciones, y conseguir cambiar la ubicación de las personas que viven en zonas de riesgo.
“Tiene que haber grandes inversiones por parte de los Gobiernos, el federal, los estatales y los municipales, para crear las condiciones necesarias para que estas personas vivan en zonas sin riesgo”, comentó Nobre.
Por su parte, Tasso Azevedo, coordinador de la red medioambiental MapBiomas, afirmó que los daños actuales son un reflejo de las acciones pasadas causadas por el hombre.
“Si redujéramos a cero las emisiones de gases de efecto invernadero, si dejáramos de acumular, digamos, contaminación en la atmósfera, aún tardaríamos muchos años en dejar de sentir los efectos climáticos. Así que esta preparación es muy importante para hacer frente a un futuro en el que habrá más fenómenos extremos, más frecuentes y cada vez más impactantes”, aseguró.
Trescientos veintiún municipios brasileños, como Río de Janeiro, Porto Alegre y Recife, forman parte de una iniciativa de las Naciones Unidas para que las ciudades sean más resilientes de aquí a 2030. Entre las medidas están estructurar sistemas de protección y comunicación, y aumentar los recursos financieros.
“Una ciudad resiliente está toda interconectada, como tiene que estarlo un sistema energético, pero tiene que ser un sistema que pueda reconectarse rápidamente, y lo que hemos visto ahora en estos recientes sucesos en las grandes ciudades por las fuertes lluvias es que no estamos preparados para ello”, lamentó Azevedo. Fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *