ESPECIAL: Cuba produce biofertilizantes y bioestimulantes para incrementar rendimiento agrícola

Sin categoría

Por Yosley Carrero
LA HABANA, 1 may (Xinhua) — Cuba trabaja en la producción de biofertilizantes y bioestimulantes en la búsqueda de un modelo de agricultura sostenible en medio de las restricciones impuestas por el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra la isla.
En el Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA) en la provincia de Mayabeque, a unos 30 kilómetros de La Habana, están los laboratorios químicos para la manufactura del PECTIMORF y el QUITOMAX, bioestimulantes de origen natural constituidos por una mezcla de oligosacáridos pécticos biológicamente activos en plantas y una formulación a partir de polímeros de quitosano respectivamente.
De acuerdo con el jefe del Grupo de Productos Bioactivos del INCA, Alejandro Falcón, cultivos como el café, la caña de azúcar, el tabaco, la guayaba, el frijol, el maíz y los cítricos, entre otros, pueden beneficiarse con estas producciones de bioestimulantes.
“Estos productos sustituyen hormonas en el cultivo in vitro, estimulan el crecimiento y rendimiento de los cultivos, además de favorecer el enraizamiento de los esquejes de frutales y plantas perennes”, comentó a Xinhua.
Como resultado de la colaboración internacional, para 2022 esperan producir entre 6.000 y 10.000 litros de bioestimulantes, de acuerdo con la demanda del mercado interno. Además, aquí se producen los biofertilizantes AZOFERT y ECOMIC, a partir de bacterias fijadoras de nitrógeno y hongos formadores de micorrizas respectivamente.
La especialista de uno de los laboratorios del instituto, Belkis Morales, dijo a Xinhua que durante los últimos años el INCA ha apoyado con sus producciones la campaña de frijoles en la provincia de Mayabeque y otros territorios.
“Aunque el producto AZOFERT está focalizado en las leguminosas, ya hemos comenzado a hacer estudios de su aplicación en cultivos como el arroz y el maíz. Estamos entusiasmados con los resultados obtenidos hasta el momento”, precisó.
Entretanto, el jefe del programa de producción del biofertilizante ECOMIC, Ramón Rivera, dijo que como parte de la política de bioproductos aprobada en Cuba se dan pasos para extender la producción de biofertilizantes y bioestimulantes a nivel nacional.
“Tenemos que diseñar tecnologías integrales. Para que este programa sea efectivo tiene que ligarse con la producción local de fuentes de nutrientes como abonos verdes y orgánicos”, aseveró.
El programa de producción de bioestimulantes y biofertilizantes del INCA cuenta con empresas estatales y productores agrícolas independientes entre sus principales clientes en el territorio nacional.
Estas acciones están en línea con el nuevo paquete de 63 medidas impulsadas por el Gobierno cubano para estimular el desarrollo del sector agrícola y la producción nacional de alimentos.
Para la especialista del control de la calidad en el departamento de fisiología y bioquímica vegetal del INCA, Yuliem Mederos, este programa ayuda a sustituir o minimizar el uso de pesticidas y químicos en la agricultura.
“Esto es una alternativa para apoyar el desarrollo de la agricultura orgánica en la isla a partir de técnicas amigables con el medio ambiente. Se trabaja en función de poder exportar estos productos en un futuro no muy lejano”, precisó.
Fundado en 1970 y con intervención en más de 70 de los 168 municipios del país caribeño, el INCA labora además en el mejoramiento genético de cultivos de importancia económica para el país y en la producción de semillas, entre otros proyectos de investigación.
La agricultura en Cuba es uno de los ejes principales en el Plan Nacional de Desarrollo con miras al 2030 y sector estratégico en la cartera de oportunidades para la inversión extranjera directa en la isla. Fin