ESPECIAL: Cubanos celebran Día de las Madres en medio del luto por explosión de hotel en La Habana

Sin categoría

Por Raúl Menchaca
LA HABANA, 8 may (Xinhua) — Los cubanos celebran hoy domingo el Día de las Madres en una jornada ensombrecida por la explosión que el viernes destruyó buena parte del Hotel Saratoga, en La Habana, y ocasionó la muerte de al menos 27 personas hasta el momento.
La tradicional celebración para honrar a las madres cubanas en todo el país tiene este año un toque luctuoso por el dramático suceso que estremeció no sólo a los habaneros, sino también a todos los cubanos.
“Realmente me parece muy duro celebrar como siempre se hace en esta fecha, cuando tenemos conocidos que han perdido a sus familiares en esa tragedia”, dijo a Xinhua Benito Pérez, un empleado de una empresa industrial.
Para no dejar pasar la ocasión, Pérez optó por una celebración más discreta, con un pastel para su septuagenaria madre y sin mucha música, porque vive a unas seis cuadras del lugar del siniestro.
“No me imagino cómo estarán hoy las madres que perdieron a sus hijos en el accidente”, analizó compungida Graciela Hernández, una maestra jubilada que prefirió, como es su costumbre, reunir a toda la familia en un almuerzo colectivo.
La docente aseguró que hay tristeza en el ambiente, porque el golpe ha sido muy duro y “afectó a todos los cubanos sin distinción”.
Con tristeza o sin ella, pocos son los cubanos que en este día no participan en las celebraciones familiares que, con mayores o menores recursos, tienen lugar en prácticamente todos los hogares de la nación desde que se comenzó la tradición en 1920.
“Hay que celebrar a las madres, pero sin olvidar a quienes la perdieron o perdieron a sus hijos en el Hotel Saratoga”, afirmó José Antonio Millán, un ex militar que se acercó al lugar del accidente “para ver aunque sea de lejos cómo marcha la recuperación del edificio”.
El sentimiento es generalizado incluso fuera de la capital cubana, como dijo telefónicamente a Xinhua Cristina Álvarez, desde la central ciudad de Morón, a unos 460 kilómetros al este de La Habana.
“Desde aquí he visto por la televisión todo lo sucedido y la verdad es que comparto el sentimiento de dolor de las familias, por eso creo que para muchas será durísimo este Día de las Madres”, relató Álvarez, trabajadora de una cafetería.
A pesar de lo sucedido, las autoridades habaneras tomaron medidas para que esta jornada transcurra de la mejor manera posible y, aunque no hay festejos populares, se adoptaron las decisiones necesarias para hacer expedito el acceso al Cementerio de Colón, principal necrópolis de Cuba.
Como cada año, ese céntrico camposanto habanero tiene hoy una inusual afluencia de personas que transforman el habitual paisaje de tranquilidad y silencio, ya que, como cada segundo domingo de mayo, cientos de cubanos colman los cementerios para rendir homenaje a sus progenitoras fallecidas, limpiando las tumbas o colocando flores.
Durante dos años la pandemia del nuevo coronavirus, provocó que no se realizaran las celebraciones habituales para rendir homenaje a las madres, en un día que regularmente es de fiesta y alegría familiar.
Y este año las festividades están ensombrecidas por un lamentable suceso que ha traído dolor y luto a varias familias cubanas, impedidas así de mantener una tradición centenaria. Fin