ESPECIAL: Intercambios culturales, deportivos y personales favorecen cooperación Uruguay-China

Sin categoría

MONTEVIDEO, 22 nov (Xinhua) — Los intercambios culturales, deportivos y personales son elementos importantes en las relaciones entre Uruguay y China, dos países geográficamente lejanos pero cercanos en amistad.
Desde que las dos naciones establecieron relaciones diplomaticas hace 35 años, la interacción entre ambos pueblos es cada vez más activa y su acercamiento refleja el alto nivel de relaciones de cooperación.
Un recorte de prensa que se refería al chino como el “idioma del futuro” llevó a Lucía Fajardo a estudiar esa lengua como adolescente en Uruguay, en el inicio de un vínculo con China que se estrechó con el paso del tiempo, como el relacionamiento de ambos países.
“Con 19 años, en 2010, viajé a China a aprender el idioma después de aplicar a una beca del gobierno en la Universidad de Cultura y Lenguas de Beijing. Fue una experiencia increíble”, comentó Fajardo en entrevista con Xinhua.
Inmersa en la cultura pudo perfeccionar el idioma, luego se graduó de Relaciones Internacionales en Uruguay y regresó a China para cursar un máster en la Universidad de Xiamen enfocado en Asia-Pacífico.
“El idioma chino y el conocimiento de la cultura fueron importantes para mi desarrollo laboral”, explicó la internacionalista, quien trabaja en Montevideo en una empresa exportadora de madera que tiene a China como uno de sus principales mercados.
En 2016, después de dos días de viaje, el gimnasta uruguayo Víctor Rostagno llegó al moderno complejo deportivo de la ciudad de Changsha, en la provincia de Hunan, que contrastaba con la infraestructura más modesta que utilizaba en Montevideo.
Era parte de la primera generación de deportistas uruguayos que viajaron a China para entrenarse como parte de un convenio de cooperación deportiva firmado entre los gobiernos, que se repitió en 2018 y 2019 y que incluía el intercambio de técnicos.
“Después del primer año obtuvimos grandes resultados, los entrenamientos surtieron efectos”, destacó Rostagno.
De hecho, su entrenamiento en China dio sus frutos y Rostagno se convirtió en el primer deportista en ganar medallas para la gimnasia artística uruguaya a nivel panamericano de la disciplina (2016) y en los Juegos Sudamericanos de 2018.
Rostagno, de 24 años, destacó en diálogo con Xinhua la “disciplina” que observó en China y que formó parte de “un entrenamiento duro y constante”, en el que “estábamos a la par, mezclados, uruguayos y chinos, entrenando juntos”.
La experiencia fue más allá de lo deportivo porque “se fue dando un intercambio cultural, en el que ellos conocieron mucho de nosotros y nosotros de ellos”.
Yan ChangGuan(Cheung-Koon Yim), director del Instituto Confucio de Montevideo, quien llegó desde China con 16 años en 1953, resaltó que el instituto gestionado por la Universidad de la República (Udelar) y la Universidad de Qingdao ofrece actividades desde 2018.
“Su objetivo es la enseñanza del idioma chino y difundir la cultura genuina de China. No es posible enseñar un idioma sin conocer la cultura de ese pueblo”, asegura.
El instituto tiene acuerdos de cooperación y enseñanza del idioma con organismos públicos y privados e intendencias departamentales y asesora a funcionarios que viajan en misiones oficiales a China.
Carla Rosso, coordinadora académica del diplomado “Comprendiendo China” dictado por FLACSO (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales) Uruguay y el Centro de Sinología de Uruguay, opinó que la Iniciativa de la Franja y la Ruta y la Iniciativa para el Desarrollo Global, ambas impulsadas por el país asiático, son “muy importantes” en un mundo que necesita la “cooperación y mutua comprensión”.
La magíster en Filosofía y Cultura China por la Universidad de Fudan subrayó que estas iniciativas “resaltan un aspecto muy importante que es el de la cooperación, la empatía, el trabajo conjunto para pensar en un futuro compartido”.
“Me parece muy interesante pensar a la humanidad como una familia extendida y un gran espacio que tenemos que cuidar entre todos”, resaltó en entrevista con Xinhua.
Para la directora de FLACSO Uruguay, Ana Gabriela Fernández, “en la medida que existe un intercambio cultural y educativo podemos acercarnos más a comprender que sucede” en la otra cultura.
“Sin un intercambio educativo, académico y cultural las relaciones diplomáticas estarían vacías de contenido”, reflexionó.
Más allá de las distancias, la cooperación cultural tiene cada vez más presencia. Fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *