Mientras siga restricción migratoria continuarán tragedias como la de Texas, advierten expertos

INTERNACIONAL

MÉXICO, 29 jun (Xinhua) — Tragedias como la de San Antonio, Texas, en la que más de 50 migrantes murieron el pasado 27 de junio, seguirán ocurriendo en tanto continúe “la imposición de políticas migratorias restrictivas, de militarización y cierre de fronteras”, asegura la experta en temas migratorios, la mexicana Andrea Margarita Núñez Chaim.
La también coordinadora del Programa de Asuntos Migratorios (PRAMI) de la Universidad Iberoamericana (IBERO) en la Ciudad de México, sostiene que esas políticas migratorias junto con la aplicación del Título 42, hacen que “la gente se vea orillada a ir hacinada dentro de tráileres con altas temperaturas” y poner en riesgo sus vidas, controladas por los traficantes de personas.
En un comunicado de la IBERO, la experta considera que siempre habrá redes de tráfico de personas “que trabajan en total coordinación y colusión con diferentes autoridades en distintos países, no sólo en México, sino también en Estados Unidos”.
“Dichas redes criminales son las que de cierta forma facilitan la migración, pero a costa de exponer a las y los migrantes a situaciones de hacinamiento, a muchos riesgos para su salud e incluso para su vida, además de cobrarles cantidades altas de dinero”, advierte.
En su entender, la migración se vuelve un negocio para las redes criminales y autoridades, beneficiarias de que las políticas migratorias sean cada vez más restrictivas, porque “lucran con las necesidades de las personas por buscar un lugar seguro para poder hacer su vida”.
Núñez Chaim considera que a corto y mediano plazo no habrá ningún cambio en la tendencia al alza de la migración forzada, porque lo que se necesita es un cambio de políticas integrales de muy largo plazo, en términos de prevención de la violencia, de atención a la pobreza, de acceso a la salud y a la educación.
A su turno, el académico e investigador de estudios internacionales de esa misma casa de estudios, Javier Urbano Reyes, lamenta que en muchos países como Estados Unidos estén radicalizando estrategias de represión, contención y clandestinización.
Es un “escenario que por supuesto cierra el círculo perfecto para los traficantes, quienes asumen la función de gestores de las migraciones: definen los costos, rutas y perfiles; establecen acuerdos con otros grupos criminales, como los cárteles de las drogas; gobiernan las rutas, sobornan a funcionarios, se apropian de las vidas y rentabilizan la desesperación de millones de seres humanos”.
“Texas es sólo la muestra del desprecio que el sistema de naciones tiene por la vida de las poblaciones migrantes. Cambiar esta situación nos convoca a redefinir la política global en materia de migraciones, una empresa tan grande, como grande es la urgencia por buscar otras alternativas que permitan arrancar de las manos criminales a estos seres humanos”, concluye el especialista. Fin