Rentabilidad de bancos brasileños cae 6% en primer semestre y el crédito se ralentiza

Sin categoría

RÍO DE JANEIRO, 9 nov (Xinhua) — La rentabilidad de los bancos brasileños cayó un 6 por ciento en el primer semestre de este año en comparación con el mismo periodo de 2022, al tiempo que el crédito bancario se ralentizó, informó hoy jueves el Banco Central.
Según un informe del ente emisor, el beneficio neto del sistema bancario brasileño, el mayor de América Latina, en los últimos 12 meses hasta junio fue de 134.400 millones de reales (unos 27.424 millones de dólares), pese a lo cual el sistema bancario sigue siendo rentable y con perspectivas positivas en los próximos meses.
“La caída de la rentabilidad reflejó el aumento de los gastos con provisiones (reserva para riesgos de crédito), gastos de financiación (cuánto se paga por ofrecer crédito) y gastos administrativos”, explicó la autoridad.
Las perspectivas para los próximos trimestres son de un escenario más positivo para la rentabilidad de las instituciones financieras.
“La mejora de la calidad de las nuevas concesiones y la reducción de las estimaciones de pérdidas en las carteras de crédito indican una menor presión vía provisiones”, señaló.
El ciclo gradual de relajación monetaria (bajada de los tipos de interés básicos) también es favorable, ya que reducirá los costes de financiación de los bancos, mientras que el “stock” de crédito mantendrá una proporción significativa de préstamos recientes a tipos más altos.
“Además, el nuevo ciclo tiende a aumentar la demanda de crédito y de otros servicios bancarios, así como a reducir la presión sobre la capacidad de pago de familias y empresas”, explicó el Banco Central.
En septiembre, por cuarto mes consecutivo, el tipo de interés medio de los préstamos bajó, desacelerándose en 12 meses, igual que la tasa básica de interés, que fue rebajada al 12,25 por ciento anual.
Para finales de año, los analistas esperan que la Selic caiga al 11,75 por ciento. Como consecuencia, los tipos de financiación de los bancos han ido bajando.
Según el informe del Banco Central, el mercado de capitales siguió expandiéndose en el primer semestre, a pesar de la desaceleración, especialmente en los tres primeros meses del año.
En el caso de las empresas, la cartera bancaria crece a tasas cada vez más bajas en todos los segmentos, con una reducción particular del crédito a las grandes empresas, para las cuales el mercado de capitales sigue siendo una fuente relevante de financiación.
En el caso de las micro, pequeñas y medianas empresas, hay presiones sobre su capacidad de pago y “el elevado endeudamiento sigue manifestándose en la materialización del riesgo de crédito”, explicó el ente emisor.
En el caso de las familias, los criterios de concesión de crédito se han vuelto más restrictivos y la capacidad de pago ha empeorado ligeramente, ya que, “en comparación con el segundo semestre de 2022, los ingresos están más comprometidos con métodos más arriesgados y tipos de interés más altos, especialmente las tarjetas de crédito”.
“El empeoramiento de la capacidad de pago parece estar llegando a su fin, especialmente entre las familias de rentas más bajas”, señaló el informe.
Finalmente, la entidad consideró que no existen riesgos relevantes para la estabilidad financiera de Brasil.
“El Sistema Financiero Nacional se mantiene confortablemente con capitalización y liquidez y provisiones adecuadas al nivel de pérdidas esperadas. Además, las pruebas de estrés de capital y liquidez demuestran la solidez del sistema bancario”, concluyó el documento. Fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *